Decisiones y Verdaderas intenciones - Parte II

Diario Series

Todavía en Marzo 30, 2020

Pasaporte en mano (Check), ahora faltaban nuestros vuelos de lo contrario no nos dejarían salir del barco; y creo que esa fue la espera más tediosa y más estresante. Lo único cierto y confirmado era nuestro desembarque y que probablemente mi novio se iría antes que yo (lo cual no era ideal).

Ya eran las 13:00h, una de las dos llamadas que esperábamos llego. El vuelo (sin datos específicos), la cita para la visa de emergencia y el transporte al aeropuerto estaban confirmadas (para el), solo teníamos un problema su vuelo salía esa misma tarde y yo no tenia nada en mis manos, nada.

¿Que hacer?, ¿Que hacer? Hmmm. Lo siguiente sucedió en cuestión de media hora:

A las 14:00h mí novio debía estar en la salida listo con sus maletas. Sabíamos que tenia un vuelo pero no teníamos detalles. Decisiones: Llevamos todas las maletas (incluidas las mías) a la salida. Aún no había vuelo para mi (de hecho para mí y para muchos otros de mí departamento). Los detalles de su vuelo llegaron. Acción: Revisé si había más puestos disponibles en el mismo vuelo. Había. Fui a un lugar con mejor conexión para comprarlo (Lo compre fácil y sin problemas). Volví a la salida, mi novio y sus colegas ya habían salido, yo salgo definitivamente del barco en dirección al Aeropuerto. A la salida del puerto los encuentro pero están corriendo para poder llegar a la estación de policía para la cita del visado. La agente de puerto los alcanza antes de entrar al taxi, los regaña por dejarla esperando más de una hora (sin querer, porque no sabían donde y a quien tenían que esperar). Espero que terminen y hablo con la agente para explicar mi situación y ver si puedo irme en el mismo transfer al aeropuerto (al inicio - muy maleducadamente - me corta, pero insisto. La agente accede). Ahora hay que llegar a la oficina de visados antes de que cierren – nos quedan 5 minutos. Al llegar a la estación de Policía, me informan que si no necesito visa debo esperar a fuera. No hay lio. Solucionamos la visa, sellan mi pasaporte y nos vamos al aeropuerto.

Ya en el aeropuerto, todo es más pausado, tenemos tiempo de respirar pero aún tenemos unas cuantas horas antes de llegar a casa. Hacemos check-in, logro que me pasen una de mis maletas sin cargo extra (ya había pagado por una y el tiquete había estado un poco carito). Hablamos con nuestras respectivas familias. Todo va sobre ruedas pero aun falta camino.

Nos esperaban dos vuelos: Marsella – París, París – Estambul. Primera fase: Completada. Teníamos hora y media antes de nuestro próximo vuelo, el aeropuerto estaba desierto. Literalmente nadie, nunca he visto el CDG vacío. Pasamos por inmigración (Cero fila), compramos un café (Starbucks parcialmente abierto y solo bebidas calientes disponibles). Más llamadas telefónicas en el medio. Voy al baño minutos antes de empezar el abordaje, y cuando vuelvo el corazón se me enfría porque un trabajador de la aerolínea está dando información sobre el vuelo, y lo único que puedo pensar es: ¡mierda, lo cancelaron!. Con mi poco francés, me acerco para escuchar mejor y me entero que el gobierno Turco ha decidido cerrar el trafico aéreo entre Francia y Turquía desde las 8:00 de la mañana del siguiente día (información que ya sabíamos, nos enteramos por las noticias en Marsella minutos antes de tomar el primer avión) y que este vuelo era el ultimo en salir para Estambul. EL ULTIMO, palabras que resonaron por muchos minutos en mi cabeza. Si no tomo la decisión de comprar mi vuelo e irme con al mismo tiempo con mi novio, hubiera quedado bloqueada en París (y por más que suene glamoroso quedarse bloqueado en la ciudad más romántica del mundo y una que atesoro, no era la idea).

A los pasajeros de origen francés, les dieron la posibilidad de cancelar o aplazar el vuelo (no sé la verdad) en ese momento mi cerebro dejo de escuchar después de tener la información importante. Sin embargo, nosotros seguimos adelante, y cuando pase mis documentos lo primero que me dijo el trabajador de la aerolínea fue: ‘Sabe que es un vuelo sin retorno, ¿cierto?’. Y de esa manera selle mi destino, una simple decisión que cambio el curso de mi vida.


#historiasdevida #lifestories #storytelling #writing #larolaenlostiemposdelcorona #aeropuerto #vueloscasicancelados #prisa #inahurry #reirollorar #unamas #decisiones #intenciones #diario #series #diary #diaroseries

© Copyright 2019 by La ruta de la Rola. Todos los derechos reservados. Fotos: Vivian Sanchez

Diseño de Imagen: Andrea Achilli

powered by Wix