Decisiones y Verdaderas intenciones - Parte I

Diario Series

Marzo 30, 2020

Se podría decir que una vez en casa, es fácil cerrar la puerta y vivir en un mundo alejado de todo lo demás. Sin embargo, no es fácil (especialmente en este momento que tengo la fortuna de contar con dos hogares y mi corazón esta divido – probablemente como el de muchos otros, pero de los únicos sentimientos de los que puedo hablar y dar fe.. Son de los míos), requiere de ser medio adicto a la información para estar al día con lo que ocurre en mis dos hogares, especialmente en aquel en el que no me encuentro presente. En medio de tantas decisiones de los diferentes gobiernos, es inevitable ver en las redes sociales, historias de colegas cercanos y no tan cercanos y su travesía para llegar a casa, lo que me recuerda lo afortunados que fuimos cuando nuestro momento de ir a casa llego.

Fue cuestión de una decisión el llegar aquí. Una elección puesta en una balanza que definiría que es lo más importante (Yo o Nosotros). Una decisión que ya había sido contemplada pero a largo plazo, y que solo tomo una Pandemia para saber si las intenciones de las dos partes eran solidas y reales. Es interesante ver como el ser humano se desenvuelve en medio de una emergencia, es como un baño purificador que al final muestra la verdadera piel con todo y colores de las personas. En esos momentos me sentí como Anna en Año Bisiesto (Leap Year) cuando Declan le pregunta – Si su casa estuviera en llamas y tuviera 60 segundos. ¿Qué sacaría?’. Solo que la diferencia esta en que mis 60 segundos no llegaron con un incendio sino con un país cerrando fronteras, un puerto cerrando sus puertas y obligando al barco donde estábamos a realizar un desembarque masivo en tiempo récord. Que sacaría? O más bien ¿que escogí entre: Yo y Nosotros? La respuesta fue clara, sin dudas o titubeos, un grande y contundente NOSOTROS (que afortunadamente fue unánime – sino, hubiese sido un poco extraño y embarazoso).

Listo, lo más preciado e importante estaba decidido; No obstante, los pequeños detalles (lo más urgente) estaba en el limbo. Yo fui el ‘primer hombre’ dado de baja en mi equipo – tenia sentido, ya nadie de habla hispana o portuguesa estaba a bordo por lo tanto podían enviarme a casa. Pero en medio de la emergencia el ‘Show’ debe continuar, y mi novio era parte literal de ese show y no tenia ningún tipo de luz en cuanto a su fecha de desembarque. El objetivo era claro: irnos juntos, pero… el panorama no lo era. Yo estaba desembarcando en Barcelona, el no sabia nada, y el barco se dirigía a Italia.

Una mezcla de suerte, energía cósmica o como lo quieran llamar nos permitió conectar los pequeños detalles (visa, vuelos, transporte..etc.) para continuar con nuestro objetivo. A último momento (no recuerdo la hora, algún momento entre las 20:00 y las 23:00h – que era cuando el puerto de Barcelona cerraría sus puertas y el barco debía zarpar) fui informada que no estaba programada a desembarcar en Barcelona sino en Marsella al siguiente día. Perfecto. Nos dio el respiro necesario para reagrupar y hacer un plan de contingencia. El Objetivo era ahora asegurarnos que mi novio fuera desembarcado por su compañía (porque no nos maneja la misma) también en Marsella, y teníamos algo así como 12 horas para poder lograrlo.

Cansada, pero tranquila me dirigí a mi cabina a terminar de recoger mis cosas (porque me habían avisado un par de horas antes de mi supuesto desembarco) y a dormir. Temprano en la mañana del siguiente día, estábamos acercándonos a Marsella y ya sabíamos que desembarcaríamos los dos, pero debíamos coordinar que fuese al mismo tiempo. En ese momento lo más importante era recuperar los pasaportes, así que a las 7:30 de la mañana empezamos una fila que para nosotros duro 2 horas, pero para muchos otros fue de medio día o de día entero, para poder firmar el documento que me daba de baja y me hacía dueña de nuevo de mi pasaporte y de mi libertad (poniéndolo de esa manera, trabajar en cruceros deja de ser llamativo. No me malinterpreten, la mayoría de las cosas maravillosas y hermosas que he tenido y que tengo se las debo a esta industria y al poder haber sido parte de ella, pero.. a pesar de ello, el no poder tomar decisiones sobre míy mi bienestar durante el contrato lo hacia incómodo pero al final se había vuelto insoportable).


#larolaenlostiemposdelcorona #amor #love #leapyear #60seconds #decisiones #writing #creativewriting #escritura #blog #diario #diarioseries #series #diary #crewmember #tripulante #decisions #part1

Palabras, Arte y Viajes

Comunicarme por escrito siempre ha sido mil veces más fácil que en vivo y en directo, y lo más curioso del cuento es que trabajo precisam...

© Copyright 2019 by La ruta de la Rola. Todos los derechos reservados. Fotos: Vivian Sanchez

Diseño de Imagen: Andrea Achilli

powered by Wix